Mi musa vuelve a mi cabeza .Vuelvo a escribir.

 

Un café, un sueño y mil cosas que contar.

octubre 2018

actualizada el :   1 de Enero 2019          M.l.c

Mi amigo Hulio 01.

Hulio era un chico normal, quiz√°s m√°s¬† inquieto que cualquiera, su cabeza no para de dar vueltas.Pero con gran habilidad para salir de cualquier l√≠o, de los que sin saber ni como, terminaba metido.Esa¬† rebeld√≠a¬† ¬†lo hac√≠a astuto y r√°pido de reflejo.Su escuela hab√≠a sido la calle. Sus padres, ya de bien jovencito ,lo met√≠an en los mejores¬† colegios de pago, con toda la intenci√≥n de que esa cabeza loca se tomara las cosas con calma,pero Hulio viv√≠a su vida a su manera. Y aquella rebeld√≠a,que lo met√≠a en problemas hoy en d√≠a es uno de sus atractivos.La rebeld√≠a¬† le sentaba bien Hulio era guapo,con ese toque de chico malo que a muchas mujeres les vuelve loca ,y √©l ,eso lo sab√≠a.Ten√≠a los ojos marrones como la miel y una voz fuerte con decisi√≥n, pero tierna y aterciopelada. Su piel era morena,¬† un moreno que los que duran todo el a√Īo, y que hac√≠a que sus ojos resaltaran m√°s si se pod√≠a.Cuando discut√≠a con alguien, lo hac√≠a con conocimiento del tema, no le tem√≠a a nadie y entend√≠a ¬†de todo un poco, o as√≠ s√© lo hac√≠a creer a ¬†los dem√°s.Ten√≠a conversaci√≥n con cualquiera ¬†ya fuera una persona mayor, un ni√Īo, un hombre, pero sobre todo con las mujeres.Hulio, era ¬†un im√°n para las chicas y ten√≠a la que quer√≠a cuando quer√≠a, ninguna se resist√≠a a sus encantos. No es que Hulio fuera un sexsimbol , pero ten√≠a algo en su mirada. Una mirada, penetrante y dulce a la vez.Cuando te miraba, sab√≠as exactamente lo que te quer√≠a decir, te hac√≠a sentir especial, aun a sabiendas de que esa misma t√°ctica la utilizaba con todas.Se le daba muy bien seducir y como se lo propusiese no hab√≠a chica que se resistiese ni a sus ojos ni a su sonrisa, es¬† ese¬† tipo de sonrisa que te entra¬† por los ojos y te atraviesa , como si una descarga de electricidad te recorriera el cuerpo.Mi amigo Hulio, hab√≠a sufrido mucho por amor,y se negaba a volver a pasar por ese dolor,ahora era como si a un coraz√≥n lo ¬†rodeas de algod√≥n y lo forras de espina.Tienes que pincharte varias veces ¬†para tocar ¬†su alma.Y no todas lo consiguen,Hulio ten√≠a dos grandes armas de seducci√≥n, sus ojos y su manera de hablarte.Cuando te habla te miraba de frente, sus ojos se clavan en los tuyos de tal manera que te quedabas bloqueada, eso lo he visto yo muchas veces, he visto como las chicas temblaban ¬†a su lado.¬†

¬†Como se desviv√≠an, en complacerlo ¬†todas con af√°n de ser sus novias. ¬†Pero Hulio ¬†no estaba por la labor de tener novia, su coraz√≥n estaba roto y no ten√≠a ninguna intenci√≥n, de arreglarlo. ¬ŅQui√©n no tiene miedo a enamorarse?Hulio quer√≠a enamorarse, pero no hab√≠a ¬†visto en ninguna chica, la magia. ¬†Esa magia que hace que los pedacitos de coraz√≥n roto, se recompongan solos. Mi amigo Hulio, es el mejor amigo que tengo desde hace mucho tiempo, Hulio ,Rebeca y yo los tres nos conocimos de una manera muy curiosa ,lo que algunos llamar√≠an casualidades de la vida . Hulio se hab√≠a trasladado a la ciudad aunque con el trabajo que ten√≠a en invierno casi no lo ven√≠a, pero en verano ya la cosa cambiaba.Rebeca, era propietaria de un bar y como todas las tardes me iba a tomar caf√© con ella.En la primera semana de agosto, Rebeca se hab√≠a quedado sin camarera y de vez en cuando¬† yo le echaba una mano, poco la verdad, porque yo de hosteler√≠a no entiendo, ni tengo paciencia.Pero en esa semana me tuve que¬† aguantar y la verdad que no¬† lo pase tan¬† mal como me cre√≠a. La gente era bastante¬† comprensiva y sabia que le echaba una mano a mi amiga.

Hulio llego una tarde, pidi√≥ su¬† carajillo¬† de baileys, cosa que sigue haciendo y cogi√≥ su peri√≥dico deportivo y empez√≥ a comentarme los partidos de f√ļtbol habidos y por haber y a m√≠ que no me gusta el f√ļtbol, intentaba ser amable, pero me estaba sacando de quicio ,y √©l eso lo sab√≠a ,porque le encantaba meterme ¬†ca√Īa,fuera cual fuera el tema.Me llamo la atenci√≥n su manera de vestir hacia tiempo que no coincid√≠amos en verano,¬† pantal√≥n blanco corto, y camisa rosa remangada hasta el codo, y un olor a perfume que invadi√≥ el bar, y eso para¬† una chica como yo que me encanta que un chico huela a perfume, hizo que lo sintiera antes de verlo,menos mal que era √©l.Por que mi imaginaci√≥n empezaba a volar.Llevaba puestas unas alpargatas creo que de color¬† rosa¬† a modo de chanclas, y una pulsera rosa que sigue llevando, s√© que por alg√ļn motivo, pero que solo √©l sabe.Ten√≠a una vestimenta dulce, pero √©l era¬† un chico con car√°cter, y con un tono de voz que lo hac√≠a grande, aunque de altura era¬† m√°s bien baja.Al cabo de un rato llego Rebeca, y me digo, -¬Ņya conociste , Silvi,a¬† mi amigo gay?...Yo inocente le dije, pues la verdad no me di cuenta si entro alg√ļn gay, pero si me lo describes como es¬† pues quiz√°s...

Ella se echó a reír. Y Hulio también había complicidad entre ellos.

-¬ŅGay, yo? ...¬°ser√° cabrona.!...grit√≥ Hulio, y corri√≥ detr√°s de ella para atraparla.

Rebeca intentaba que no la pillase, pero no lo consigui√≥ y los dos se funden ¬†en un abrazo entre besos y cosquillas.Y ya en ese momento Rebeca nos presenta. Y los dos nos echamos a re√≠r.Rebe ,Hulio y yo ya nos conocemos hace mucho Aunque la verdad hacia tiempo que no lo ve√≠a,casi siempre nos vemos en invierno cuando voy a ver a mi madre al pueblo.Ahora se ha venido a la gran ciudad .- Hulio la verdad que al entrar en el bar ,te mire de reojo y no te reconoc√≠ y tambi√©n pens√©¬† ¬†que eres¬† gay, pero que no pasa nada. Le sonre√≠ con malicia.√Čl la verdad que se lo tomo bien,¬† aunque su respuesta me dejo algo sorprendida, s√© que lo dec√≠a de broma¬† (cuando quieras te lo demuestro) me dejo anonadaba¬† no sab√≠a que contestar y menos mal que Rebeca¬† le dio un coscorr√≥n y le dijo ya estamos ligando Hulio, no pierdes tirada eh. Aunque hice como que no pasaba ¬†nada no paraba de darle vueltas a la respuesta, ten√≠a esa sensaci√≥n entre ,no me lo esperaba de ti y no sab√≠a si tom√°rmelo bien o mal.Pasado un rato, ¬†fui ¬†calm√°ndome y recordando que era el mismo chico¬† simp√°tico, que conoc√≠a de antes y que estaba acostumbrado a lanzar la ca√Īa , sin a veces darse cuenta¬† quien era caza o quien era amiga.Con su labia y esos ojazos era normal que se llevar√° a cualquier chica, y normal que echara siempre la ca√Īa a pescar, sab√≠a que picar√≠an.¬† Paso muy r√°pido la semana en el bar y e de decir que no estuvo mal del todo, ya que le estaba cogiendo el tranquillo al bar, va y termina. Rebeca insist√≠a en que me quedara y aunque ¬†e de admitir que me lo pens√©, s√© que mejor as√≠.Volv√≠ a mi rutina de siempre y a ser amiga - cliente del bar de Rebeca.¬†

Hulio ya casi ven√≠a todas las tardes, y hablamos mucho los tres. Entre los tres hab√≠a un buen rollo que te hac√≠a sentir c√≥moda,querida y nunca faltaban las risas .Yo soy una chica normal que su vida pas√≥ muy de prisa y √©l un chico normal que sabe saborear cada segundo de las horas del reloj. Me gustaba mucho hablar con √©l¬† era muy inteligente, y ten√≠a un sexto sentido, que aveces me daba mucha rabia, pues cuando no est√°bamos de acuerdo en algo, antes o despu√©s √©l ten√≠a raz√≥n, aunque aveces, No se lo dec√≠a(.ji.ji.ji.) Aveces hablar con √©l me trasladaba a mi ni√Īez. Hulio viv√≠a solo, pero nunca dorm√≠a solo,y eso nos daba mucho juego para meternos con √©l,-¬Ņc√≥mo se llama la de esta noche Hulio? Pero cuando Hulio no le interesaba se hac√≠a el loco y no contestaba. Cada fin de semana aparec√≠a con alguna chica cu√°l m√°s guapa que la anterior, y simp√°ticas.Bueno lo de simp√°tica,¬† la verdad es que era muy gracioso.Me llamaba la atenci√≥n como entre mujeres marcaban territorio, yo no coincid√≠a mucho con Hulio y sus nuevas amigas o como le hab√≠amos puesto Rebeca y yo (las Maris), pero Rebe siempre me contaba la nueva aventura de Hulio, y sin darnos cuenta Hulio se hab√≠a convertido en el mayor tema de conversaci√≥n entre ¬†Rebeca y yo. Cuando Hulio llegaba con alguna "Mary " al bar de Rebeca nos la presentaba, y a la chica se le notaba tensa y casi con las u√Īas sacadas , nos ve√≠a a Rebeca y ¬†a m√≠ como posibles enemigas y sus contestaciones¬† tensas nos hac√≠a ver que Hulio solo era para ella. Hulio que era un poco sin verg√ľenza, las cabreaba m√°s d√°ndole un efusivo abrazo a Rebeca e incluso alg√ļn que otro pico y a m√≠ me¬† echaba el brazo por encima¬† y nos presentaba como sus mejores amigas.Amigas pensaba yo, esta chica nos pega veras?(jijiji)‚Ķpero el me miraba de reojo y gui√Īaba un ojo a modo de.... Tu sigue el juego..¬† .Y la verdad la chica se encend√≠a ¬†, hasta que poco a poco iba viendo que nosotras no le √≠bamos a quitar a su Hulio, una vez todos relajados , ya si eran simp√°ticas , y con alguna hasta nos encari√Ī√°bamos , pero a nuestro Hulio no les duraba mucho .El no quer√≠a compromiso ,quer√≠a amigas del momento ,con derecho a todo.Las quer√≠a en su cama ,las quer√≠a de amigas ,las quer√≠a de fiesta¬† e incluso alguna hasta las quer√≠a un par de d√≠as en su casa pero¬† pronto se agobiaba,por que sabia perfectamente que esa no era la suya.Rebeca y yo hab√≠amos bromeado muchas veces sobre lo ¬®maquina¬®que seria en la cama ,jiiji,,, ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† M.L.C

 

cuando uno es diferente ...dos son iguales

Mi amigo Hulio 02

Aunque Rebe nunca me había dicho nada, sé que o ha tenido algo con Hulio, o siente algo por él.

Nunca le pregunte directamente pero se le ve. Lo veo en¬† su mirada, intenta disimular¬† pero su cuerpo la delata, se pone nerviosa,¬† le da la risa tonta y es nombrar a Hulio y en su boca aparece una sonrisa que le dura¬† horas.Y a Hulio tambi√©n,¬† algo le pasaba con ella. Lo que pasaba era que ten√≠an qu√≠mica los dos, como no me hab√≠a fijado no ve√≠a sus se√Īales, pero esa mirada fija en los ojos de Rebeca y esa media sonrisa¬† en su boca al verla se delataba.Pero bueno si ellos dec√≠an que no....que solo amigos....bueno ellos creer√°n que me enga√Īan, pero algo tienen.

Al d√≠a siguiente Hulio como todas las tardes, paso por all√≠ y aunque yo no coincid√≠ con √©l, Rebe me cont√≥ que hoy estaba insoportable, ten√≠a un trabajo, en el que ten√≠a que estar disponible las 24, horas del d√≠a,¬† 365 d√≠as del a√Īo ¬† a veces venia desquiciado y aunque disimulaba su mala leche de todo el d√≠a y venia al bar de Rebe a relajarse e intentaba re√≠rse. Pero no estaba tranquilo miraba el reloj constantemente, llevaba encima tres m√≥viles uno de Espa√Īa y Portugal otro de Inglaterra y¬† Francia.Y por m√°s incre√≠ble que¬† parezca yo lo vi hablando por los tres, y¬† pidiendo caf√© e incluso seguir nuestra conversaci√≥n.Pero como os iba contando, Rebe estaba muy enfadado con √©l, incluso me llamo para que pasara por su casa y charlar un rato.Ok, luego me paso, me llevo unas pizzas y hablamos.

A eso de las 10 me pase a por las pizzas que había encargado y mi sorpresa fue encontrarme con Hulio.

-¬ŅDonde vas tan cargada Silvia?.

- Hola  Hulio, nada que he quedado con Rebe para cenar.

¬†- A guay pues yo iba a su casa ahora¬† tambi√©n ¬Ņsi quieres te llevo ?

- EH ....Hulio no quiero ser mala pero no creo que Rebe quiera verte hoy est√° un poco enfadada contigo, deja pasar el d√≠a y ma√Īana la llamas.

- Rebe, ¬Ņenfadada conmigo por que?ni una palabra m√°s ¬†o¬Ņte llevo o me voy yo?

- OK. contesté,  mientras me metía en el coche y pensaba la cara de Rebe cuando lo viera.

Estando en la puerta Hulio me pidió las pizzas para a si cubrirse un poco la cara y gastarle una broma a Rebe.Toqué, al timbre y Rebe no tardo en abrir...

- Que pasa, ¬Ņque te has tra√≠do el pizzero? bromeo Rebe. Pero al ver a Hulio, pregunt√≥ ¬†un poco alterada ¬Ņque haces t√ļ aqu√≠?

La verdad es que¬† venia para tu casa, cuando me encontr√© con Silvia y me comento que estabas enfadada conmigo y me preguntaba,¬† ¬Ņque te hab√≠a hecho yo?.

Yo con  las pizzas en mis manos, los aparte un poco y con  toda la confianza que tenía, entre a la casa  directamente a la cocina a preparar las pizzas, la discusión se presentaba larga y por que no decirlo me estaba quemando.

-Hulio esta tarde te pasante tres pueblo con Vicente, sabes perfectamente que es del ¬†Barca, y que t√ļ seas del¬† Madrid no te da derecho a insultar,¬† no hacia falta esos comentarios que a¬† mi parecer¬† son ofensivos, y por si no ten√≠a¬† bastante, me mandaste callar a m√≠.¬°Hulio me mandaste callar !, en mi propio bar, delante de mi clientela, joder no te eche fuera a patada, por que eras t√ļ ¬†y tenia caf√©s que hacer en ese momento, si¬† no te jur√≥...

Yo con mi trozo de pizza en la mano, miraba como los dos se defendían de las acusaciones del otro, pero se notaba que ya la cosa estaba más tranquila.

Joder, Rebe sabes como soy, no lo hice a propósito, vale me cabree con Vicente pero, reconoce que es divertido chinchar a un catalán cuando hay futbol  y Hulio con su mirada de chico bueno, que acababa de hacer  una travesura,  sonreía  y Rebe no  se aguantaba la sonrisa.

Los dos se miraron como solo ellos sabían hacerlo.

-Anda pasa, pasa que, está, mirándome a mí, nos deja sin pizza.

Hulio haciendo la carita de cordero degollado, y voz de bebé le pregunta.

- Entonces...¬Ņme perdonas, ?

 - Mira, pasa, pasa ya. Que todavía te la ganas.

Y pasaron los dos como dos ni√Īos, peque√Īos haci√©ndose cosquillas como si nada.La velada fue muy entretenida, e Hulio estaba muy atento con las dos.Contaba¬† chistes para que nos ri√©ramos y nos cont√≥ que hab√≠a conocido a una chica, mon√≠sima de argentina, que ¬†hab√≠a conocido por alguna red social que le hab√≠an recomendado.Ma√Īana hab√≠a quedado en su¬† casa para cenar y lo que surja, y as√≠ era con todas.

 Me llamaba mucha la atención que siendo alguien tan guapetón, tan atento y en el fondo tan tierno no tuviese alguien a su lado.Aunque también tenía mucho carácter y cuando se enfadaba era bastante cabezón.                                          M.l.c

Aunque me veas solo.. tengo mi manada

octubre .2018

Mi amigo Hulio 03

Seg√ļn sab√≠a yo, Hulio hab√≠a tenido una novia formal de la cual √©l estaba muy enamorado, pero por razones que hoy en d√≠a no se, ni voy a preguntar, la pareja se rompi√≥. Hulio lo paso mal y lo peor de todo es que lo paso mal y solo. ¬†A nadie le cont√≥ la verdad, pero su car√°cter se volvi√≥ agrio y cada d√≠a era peor, sus amigos no lo aguantaban y nadie entend√≠a verdaderamente que le pasaba.Empezaron a cansarse de √©l, por su mal genio, y discusiones diarias, nada le ven√≠a bien y ¬†siempre enfadado, fue en esa √©poca cuando empece a conocerlo, pues me llamaba mucho la atenci√≥n su car√°cter.Pero nadie sab√≠a por lo que estaba pasando, hasta que su jefe harto de las protestas de clientes y compa√Īeros lo cogi√≥ un d√≠a y¬† hablo seriamente con √©l, sabia que algo le pasaba, ¬†√©l no era as√≠, A partir de ese d√≠a cambio ¬†su car√°cter pero su coraz√≥n estaba roto y eso no era f√°cil de arreglar.Tenia que convivir con ese dolor, y hoy en d√≠a todav√≠a convive, aunque ¬†√©l diga que no. Es verdad que ya ha pasado mucho tiempo de la ruptura pero esa herida est√° ah√≠.Herida que intentaba olvidar a base de nuevas conquistas.Conquistas que llenaban ese vac√≠o, pero solo a ratos como bien he dicho cual de ellas m√°s guapa, chicas que buscaban en √©l algo que ¬†el no estaba preparado.Hulio viv√≠a cada d√≠a con intensidad, siempre le pasaba algo, siempre una an√©cdota, una historia, un¬† algo que contar, y yo me mor√≠a de envidia, mi vida era muy rutinaria, y no pasaba nada que yo no supiera con antelaci√≥n. Hulio quer√≠a que esta tarde que estuviera en el bar con Rebe ¬†por que quer√≠a contarnos un nuevo negocio que le hab√≠an ofrecido, no lo ten√≠a muy claro pero eso quer√≠a hablar con nosotras, y ver desde otra perspectiva para no solo dejarse llevar por el dinero.Y como siempre dice el, desde un punto femenino, se ven diferente las cosas, y si adem√°s son amigas m√°s.

Llevábamos esperando, siete minutos cuando vimos aparecer a Hulio con una chica nueva, y mientras nos contaba su negocio del siglo, a la chica se le veía un poco tensa, yo hacia más de espectadora que de amiga, pero no quería  opinar primero, por que no me parecía bien, y ese negocio no era muy legal que digamos y, segundo Rebe y él estaban bastante  tenso con la conversación,  Rebe  se enfado ,se levanto y grito,: 

-Sabes que te digo,que ojalá ganes mucho dinero, y te vayas muy lejos,pero tu conciencia ira contigo aprende a vivir con ella.  La nueva chica empezó a acariciar y abrazar a Hulio, a modo de (este es mi chico y nadie me la va a quitar), así que mejor prefiero no hablar.Siempre pienso lo mismo, y si está chica termina siendo su mujer y me cogería manía y perdería a un amigo o simplemente lo pondría entre su mujer, o su amiga y yo no quería eso.

Hulio en plena discusi√≥n con Rebe, me miro a modo de ...¬Ņt√ļ que opinas?

yo lo mire a los ojos y con toda la sinceridad que pude, no pude más  que decirle que pensaba casi  lo mismo que Rebe.Me miró con cara de desprecio, o de enfado no sé bien, agarró  con fuerza a la chica y se fueron los dos sin mirar atrás.

Yo me quede quieta, y no sabia bien donde mirar, pero Rebe se quedó con la mirada fija a la puerta, incluso varios minutos después de ya no ver a Hulio.

Rebe, ¬Ņestas bien?, pregunt√©¬† preocupada.

-¬°NO, !como voy a estarlo, ese negocio no le va a traer m√°s que desgracia.

Rebe, que ya  es  grande y sabe lo que hace, o por lo menos sabe las consecuencias. Pero Rebe, no me escuchaba, tenía en su cabeza, en Hulio y el miedo de que le pasara algo.Esa tarde cerramos el bar pronto y nos fuimos pronto a tomar algo sabía que Rebe necesita desahogarse, pues desde que se había ido Hulio se había quedado pensativa y por momentos está ida.Rebe había llamado como unas 5 veces a Hulio para ver como iva pero, Hulio más cabezón que otra cosa no le había contestado, y no sé de que se quejaba pues ella hacía igual cuando era ella, la que se cabreaba  con él. Si es que son iguales. Lloran y ríen a la  vez.                                                  M.L.C

05.noviembre.2018

La más fuerte tormenta, también puede ser más bella fotografia.

07.noviembre.2018

MI AMIGO HULIO 04

Nos fuimos las dos, a un pub cercano, necesit√°bamos una copa y una larga conversaci√≥n.Hablamos durante un largo tiempo y como no, hablamos de Hulio, a si que, ya que Rebe hab√≠a sacado el tema le pregunte, que sent√≠a por Hulio y como era de imaginar su primera respuesta (solo somos¬† amigo) me contesta y sin dejarla pensar mucho volv√≠ a preguntar.Mira Rebe no me enga√Īes, tu cuerpo te delata cada vez que lo ves aparecer por la puerta, cada vez que no lo ves en d√≠as, o cada vez que aparece con alguna de la mano, te pones nerviosa¬† de una manera muy diferente al de una amiga solo preocupada por un amigo.Esta vez Rebe agacho¬† la cabeza, respiro hondo y clavo sus ojos en los m√≠os, amiga m√≠a no te enga√Īo llevo a√Īos enamorada de Hulio y s√© que √©l¬† siente algo especial por m√≠, amistad, cari√Īo, enamoramiento, atracci√≥n,,,ponle el nombre que quieras, por que yo sent√≠ por √©l lo que nunca sent√≠ por nadie, pero no s√© que siente √©l, y¬† no has pensado en decirle nada pregunte yo.¬°.Noooo!...ni loca si √©l se entera, aunque algo intuye no ser√° igual lo conozco, dir√° que si, que no cambia nada y poco a poco se va asustando y cada vez se alejara m√°s, prom√©teme Silvia que no le dir√°s nada.

No se Rebe yo lo veo que siente algo por ti, a él también le cambia la cara  cada vez que te ve.No lo dudo, apresuro a contestarme pero ,,,,,,no quiero, tampoco  estoy muy segura de querer a alguien como él en mi vid, hay muchas cosas que me gustan pero hay otras que no sé si permitiría  no sé de verdad, estoy hecha un lío ...No le digas nada anda, déjame que me aclare.Nos miramos y sonreímos enseguida nos fuimos a la pista a bailar.Reconozco que un poco perjudicadas  por el alcohol pero riéndonos sin parar. Tan perjudicadas que por un momento pensé que había visto a Hulio con una rubia.Mire en la misma dirección pero no logre  ver nada, como me quede parada  Rebe me pregunto que me pasaba y al contarle que me había parecido ver a Hulio, parecía preocupada, nerviosa y sus ojos miraban a todos lados.pero de repente empezó a reír a carcajadas hasta las lágrimas le brotaban de los ojos, y ya ni yo pude contenerme y como locas empezamos a reír.Entre sonrisa y sonrisa un chico se nos acerca yo ya me había fijado en él, pues además de vestir muy elegante no paro en toda la noche en mirar a Rebe.   Así que yo sabiendo como era Rebe, me fui a la barra y me pedí una copa, mientras pensaba que haría Rebe y si antes lo pienso, me giro y veo a Rebe besándose muy apasionadamente con ese chic, me coloco en mi posición principal y sabia que la noche iba para largo.No sé como pero a mi lado apareció una chica morena, parecía un poco triste, o preocupada. Empezamos un juego de miradas que no sabia como tomármelo, aunque bueno me gustaba conocer gente nueva y ella parecía que estaba sola. Nos acercamos poco a poco y empezamos una conversación muy amena.Lorena era una chica muy simpática y la verdad que estaba muy a gusto con ella y al parecer no estaba tan triste como me había parecido de principio.Lori que es como le gusta que la llamasen, me propuso ir a bailar a la pista.Pague las copas, mientras Lori se dirigía a la pista. Encaminada a la pista mirando entre la gente busco  a Lori  de repente siento  que unas manos me rodean la cintura muy delicadamente y su respirar detrás  de mí, cuello hace que sienta el calor de su aliento en mi nuca. Me gire, rápidamente aunque reconozco que esa sensación era placentera, incluso sin saber quien era....

¬Ņd√≥nde va mi rubia favorita?....me susurra al o√≠do.

-Hulio, grite de alegr√≠a como si llevase d√≠as sin verlo, ¬Ņqu√© haces por aqu√≠ le pregunte?

A dar una vuelta con una amiga, ¬Ņya sabes ?y gui√Ī√°ndome un ojo,¬† lo aparte de un peque√Īo empuj√≥n y me dijo:¬† EH....al√©jate de m√≠ no vaya me tiren del pelo...y nos re√≠mos maliciosamente,

Y¬† t√ļ ¬Ņqu√© haces por aqu√≠ tan sola? ¬† Me pregunta.¬† ¬†No estoy sola he venido con Rebe y sin dejarme terminar la frase, miraba por encima de mi hombro busc√°ndola descontrolada mente...¬† ¬Ņd√≥nde esta, no la veo?se apresura a preguntarme, y mi subconsciente me delata y giro la cabeza a la derecha del pub, all√≠ estaba ella tan entretenida con su nuevo amigo y cari√Īosamente pas√°ndole la mano por el pelo.Lori llego a donde est√°bamos, viendo que tardaba en llegar ¬†a la pista y al tiempo la amiga de Hulio tambi√©n se ¬†acerc√≥. A Hulio se le hab√≠a cambiado la cara por completo, no lo pon√≠a disimular estaba tenso, celoso¬† el ver a Rebe con otro, se¬† le atragantaban las palabras, y una vez formalizada las presentaciones Hulio cogi√≥ del brazo a su amiga y se dirigieron a la puerta, en ese mismo momento agarre del brazo a Hulio, ¬Ņno vas a saludar a Rebe? ¬† Y en ¬†sus ojos abiertos de ¬†par en par, se pod√≠a leer un¬† No, hoy no pod√≠a, no quer√≠a ver a Rebe.Y sin m√°s sali√≥ por la puerta.¬† Lori, ajena a la escena arrastro de m√≠ a la pista, y olvidando un poco lo sucedido, bailamos y re√≠mos como si no hubiese un ma√Īana.La noche paso muy r√°pido, o eso me parec√≠a ¬†a m√≠, la verdad es que con Lori me lo estaba pasando muy bien, aunque sent√≠a una tensi√≥n ¬†entre ella y yo.Tensi√≥n agradable, y a la vez sensual, no estaba segura si Lori quer√≠a algo m√°s que amistad o solo estaba un poco loca como yo. No ¬†s√©, si el alcohol, la tensi√≥n o la mezcla de los dos, pero estaba muy¬† a gusto y Lori parec√≠a divertirse tambi√©n. Aunque sus miradas me desencajaban me daba¬† la sensaci√≥n¬† que no estaba segura de que quisiera solo bailar o quiz√°s solo fuesen figuraciones m√≠as, quiz√°s influenciadas por falta de sexo que √ļltimamente ¬†estaba pasando.Pero fuese como fuese, esta sensaci√≥n era muy placentera.Y me estaba cuestionando como una mujer, por que una desconocida me hac√≠a sentir tan especial, y mientras pensaba mirando al limbo, los brazos de Lori rodearon mi cuello, acerco su boca a mi o√≠do y susurro algo que no pude o√≠r, pues el simple calor de su aliento en mi o√≠do me resulto tan excitante que no pude o√≠r con claridad sus palabras.Rebe apareci√≥ ¬†con su amigo, que quer√≠a irse a casa.Me desped√≠ de Lori y los tres nos metimos en el coche.Yo sabia que Rebe ¬†esta noche estar√≠a con su amigo as√≠ que mejor no contarle lo de Hulio.Llegamos a casa de este chico y ¬†√©l y Rebe se despidieron, me estren√≥¬† pero me cont√≥ que hoy no le apetec√≠a, y para cambiar de tema me pregunto por Lori.DIOS, me acabada de despedir de Lori sin haberle pedido el n√ļmero m√≥vil, dios, se puede ser tan tonta.Y Rebe no paraba de re√≠r ¬†a si que pasamos¬† un buen rato ri√©ndonos como idiotas. La verdad pensaba en dar la vuelta, pero entre risa y risa, llegamos a casa, esa noche me quede a dormir en casa de Rebe.Nos quedamos dormidas en ¬†el sof√° ¬†hablando de todo un poco, y lo √ļltimo que sali√≥ ¬†de su boca, y que pude ¬†adivinar entre balbuceo y mi sue√Īo fue ¬Ņsabes ¬†me pareci√≥ ver a Hulio con una de sus amigas en el pub?, Yo quer√≠a contestarle pero creo que le conteste para mis adentro porque ya no recuerdo nada m√°s.Entre sue√Īo y resaca, me despert√≥ un agradable olor a caf√© reci√©n echo ummm. Abr√≠ levemente los ojos y madre m√≠a que susto all√≠ estaba Rebe, con un caf√© reci√©n echo y calentito,vamos perezosa, arriba, tengo que abrir el bar y te vienes conmigo. Noooo....yo no tengo que ir a ning√ļn sitio, Rebe.VAMOS¬† Silvia y cuando quer√≠a volver a decirle que me quedaba en ¬†cama ... No s√© como pero est√°bamos en el coche.¬† ¬† M.L.C

03.DICIEMBRE.2019

Mi amigo Hulio. 05

La ma√Īana en el bar, fue de lo m√°s tranquila con los mismos parroquianos de siempre, aunque no paraba de darle vueltas a lo de Lori. Y Rebe¬† no se sacaba de la cabeza a Hulio diga lo que diga. Las dos permanecimos calladas, hasta que mi vecina Carmen, una mujer ya mayor que nos hab√≠a cogido cari√Īo a Rebe y a m√≠, nos¬† ¬†saco de nuestro silencio.¬† Era una ¬†mujer muy cari√Īosa aunque aveces nos rega√Īaba como si fuera nuestra madre.La verdad es que Rebe y yo tambi√©n le hab√≠amos cogido cari√Īo.Ella era una mujer muy dulce a pesar de¬† su dura vida donde su hija de 24 a√Īos y su marido hab√≠an muerto en accidente de coche, de ah√≠ que siempre nos dijera cuidado con el coche.Carmen tra√≠a una carta en sus manos que me entrego y unas bolsas de la compra en la otra, era una citaci√≥n,¬† que hab√≠a sido seleccionada como jurado popular.Y al leer se trataba de un caso de drogas y alguien con un arma sin tener permiso. Uno de ¬†los nombres me sonaba mucho pero no ca√≠a ahora de que.Le dije a Rebe que me iba, y as√≠ acompa√Īaba a Carmen a su casa que venia la pobre cargada con la compra.En mi casa ya m√°s tranquila le√≠ la carta, era algo que¬† no entend√≠a por que me hab√≠an elegido, pero s√© bien que estas cosas eran por sorteo.Estaba algo¬† nerviosa, jurado popular, dios nunca me hab√≠a visto en estas cosas y no conoc√≠a¬† a nadie que haya paso por esto. Miles de dudas asaltaban mi cabeza, pero entonces empec√© a leer un manual que venia dentro del sobre, la verdad es que venia muy bien explicado pero mis nervios estaban a flor de piel.Era m√°s ¬†por el desconocimiento¬† del proceso¬† que el propio juicio.Y segu√≠a pensando que uno de los nombres me sonaba, no sabia de que, ni por que, pero ese nombre yo lo hab√≠a o√≠do ¬†en alg√ļn lugar.

Al d√≠a siguiente, camino de la cafeter√≠a de mi amiga me tropec√©¬† sin querer con un muchacho muy agradable, pero que por mi torpeza¬† el mont√≥n de papeles que llevaba, salieron volando, jolines que verg√ľenza.Toda avergonzada me quede a ayudarle, a recoger todos los papeles.√Čl mientras los reordenaba tambi√©n se disculpaba, como si entre los dos nos reparti√©ramos la culpa.

- perdona de verdad iba distraída y no te vi.

- Tranquila, lo mío es peor, respondió él.

-¬Ņpeor?... Por que, ¬Ņ no te entiendo?

- Por que yo si te había visto, y me quede parado al ver, tus  ojos. Cuando  quise reaccionar, ya habíamos chocado.

- Entonces la culpa sigue siendo mía, tenía que haberme puesto gafas de sol, jijij.

Y los dos reímos tontamente.

- Perd√≥n, mi nombre es √ďscar, que despiste, y casi se le vuelven a caer los papeles.¬†

Tengo mucha prisa, si no te invitar√≠a a algo, me est√°n esperando, llevo un d√≠a horrible, y voy con mucho retraso.Te importa si otro d√≠a hablamos ....(y rebuscando en su mont√≥n de papeles saca una tarjeta) ll√°mame a este tel√©fono y hablamos ¬Ņte parece ?

-Yo me quede callada, no sabia si era  un hombre muy desastre o tenía verdaderamente tanta prisa, así que agarre la tarjeta y me limite a afirmar con la cabeza.

Salio corriendo, y yo me quede parada, guarde la tarjeta sin darle mucho más importancia, y llegue al bar de Rebe.Estaba lleno de punta a punta, y la cara de Rebe al verme lo decía todo.Juntó sus manos y con ojos de cordero degollado me suplicaba que le echara una mano.Como le iba a decir que no ...pasado un par de horas como en toda la hostelería el bar se quedó  vacío  Rebe  siempre lo dice"barco lleno, barco vacío".

-.¬ŅTe importa ir al almac√©n y traerme una caja de cervezas porfa...? Y ya es lo √ļltimo que te pido.dijo Rebe.-ok.¬°pero mientras me pones un caf√©, que creo que me lo he ganado!. Y bajando al almac√©n, me iba riendo.

Al subir del almac√©n, en el bar hab√≠a gente otra vez pero ya mi amiga lo ten√≠a todo controlado, y mi caf√© en la barra.Me sent√© a disfrutar de mi caf√© cuando a mi lado se sent√≥ alguien, no s√© bien quien era pero son de esas personas que me dan mucho coraje que estando la barra vac√≠a se te pegan como si no hubiese sitio.Se pidi√≥ un caf√© y me hizo gracia que se pidiera el mismo que yo, no era yo la √ļnica que le gustaba el caf√© americano en taza, sin az√ļcar,sin sacarina y sin plato.S√© que solo es una man√≠a pero, ver que hay otras personas iguales me hizo gracia, la verdad es que quer√≠a ver como era esa persona pero ten√≠a una posici√≥n que mirar sin descaro¬† me era imposible.As√≠ que me levante me met√≠ en la cocina as√≠ como si fuera a hacer algo y al salir le ver√≠a bien sin ser descarada.Mi sorpresa fue que cuando¬† sal√≠ no estaba, me dirig√≠ a mi sitio y vi que su caf√© estaba medias lo cual estar√≠a fumando fuera o en el ba√Īo.Llame corriendo a Rebe, para preguntarle si se hab√≠a ido.

- NO...no.ha salido a fumar, ahora viene si me ha dejado ese montón de papeles para que se los guarde.

Mire ese mont√≥n¬† de papeles ...dios....no pod√≠a ser ...me quede mirando fijamente el mont√≥n de papeles...y no s√© como dije...√ďscar.

-Anda, ¬Ņ es que conoces a¬† √ďscar me dijo Rebe?.

-Sonre√≠, baje la mirada, y cuando levante la cabeza vi a √ďscar entrando y sonriendo tambi√©n.

- Hola, sigues sin gafas es que  quiere que tropiece otra vez...ji, ji, ji-me dijo.

- Hola √ďscar. sonre√≠ tontamente.¬†

¬†- No por dios, ¬Ņveo que est√°s m√°s tranquilo?

-S√≠, la verdad que llevaba una ma√Īana de perros, mi jefe se ha ido de viaje, y me ha dejado un mont√≥n de papeles que llevar a firmar. Antes de las tres de la¬† tarde ten√≠an que estar firmados.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†M.L.C

 

Cambiar la perspectiva de lo que realmente estás viendo

28 enero 2020

Mi amigo Hulio 06

- Y¬Ņ t√ļ? cu√©ntame ¬Ņc√≥mo te ha ido la ma√Īana? espero que mi tropiezo, no haya sido el comenzar de una mala¬† ma√Īana.

- No, venia a echarle una mano a  Rebe. Y los dos dirigimos nuestras miradas hacia el fondo de la barra donde estaba  Rebe, que al ver que los dos la mirábamos se acercó a nuestro lado.

- Que os pasa, ¬Ņ por qu√© me mir√°is as√≠ par de dos.?

- Nada mujer, le contesto √ďscar, que...

- Perdona ¬Ņno recuerdo tu nombre ?

- Es normal, creo que no te lo he dicho, y los colores empezaron a subírseme tanto que hasta las orejas las sentía arder.

-Silvia, me llamo Silvia, aunque Rebe me llame Silvana, Silvina o Silvi.

  -Me gusta llamarte así, solo por ver tu cara, sonrío con cara de pilla. Contestó Rebe burlona.

Y los tres con una sonrisa, empezamos una buena conversación.

La tarde con √ďscar, fue tan agradable, que los tres quedamos para cenar esta noche.

Quede con  Rebe a las 10 para recogerla en su casa, y viendo que tardaba, le llame al portero:

-Rebe √°breme porfa necesito ir al ba√Īo.Mi sorpresa fue que Rebe no¬† estaba vestida y no quer√≠a venir, de sujeta velas‚Ķeso me dijo.

Mira, Rebe o te vistes t√ļ o as√≠ mismo te arrastro conmigo, hemos quedado con √ďscar para cenar los tres y no tienes motivo alguno para anular la cita.

¬†-Silvy, es que no estoy de humor de verdad, √ďscar es un buen muchacho, es que est√© mal rollo con Hulio, me quitan las ganas de todo.

-¬°perdonnn...me est√°s diciendo que por que t√ļ y Hulio est√°is mosca,¬Ņ no quieres salir?, pues √©l se lo tiene que estar pasando pipa, tir√°ndose a alguna de sus Mar√≠as‚Ķ

-Joder Silvy, eres √ļnica para animar ....eh. Dijo silvy,con semblante serio.

-Venga va, Rebe, no te enfades, an√≠mate, porfaaaa...Mientras pon√≠a carita de ni√Īa buena y las manos como ni√Īa de comuni√≥n.

Eres idiota lo sabes verdad, silvinaaa...ijijiji.

Lo sé. 

 

febrero-2020

Cuando alguien te importa.....Duele ,duele mucho ver sufrir a quien quieres.

MI AMIGO HULIO 07

Y aunque me costó  convencerla, al  final  cenamos los tres.Todo iba muy bien  hasta para ir de copas se estaba animando Rebe, hasta que su rostro se quedó serio, inmóvil.

 Le agarre de brazo con un movimiento rápido, y con un grito seco pero fuerte le grite, ¡Rebeca! que te pasa.

-¬° Mira !, me digo, se√Īalando el lado derecho del bar, al fondo de la barra.

 Eché un vistazo rápido, pero aparte de unos hombres tomando cerveza, sí quizás  tenían  una pinta un poco rara y hasta diría que alguno era extranjero, y que con los gritos de sus risas  exageradas  llamaban la atención.Aparte de todo eso, no veía nada raro. 

Rebe seguía, con la cara seria, y  hasta Oscar  empezaba a ponerse nervioso.

- ¬ŅRebeca que pasa?,¬Ņ quien son esos hombres ?pregunt√© preocupada.

¬°No son gente buena! dijo sin pesta√Īear, y sin apartar la vista hacia esos hombres, pero no es por ellos por quien estoy preocupada, ? Mira bien Silvina...mira el de la camisa a cuadros rojos.!

Antes de girarme, disimuladamente, lo  primero en que me vino a la mente fue la tarde que nos pasamos comprando una camisa para Hulio, para su santo y con las tonterías, nos pillo probándonos su camisa, que risas esa tarde, y en un momento mientras me giraba en mi silla, en mi boca se abría una sonrisa recordando es momento........¡joder era Hulio, era él,  el da la camisa!.  La sonrisa se me cortó al instante.

-Rebe, ¬Ņ quien son esas personas? pregunte preocupada.

- Yo conozco a uno de ellos, tiene una empresa de construcción dijo Oscar. Y tanto Rebe como yo clavamos nuestras miradas en Oscar.

- No ¬†s√© quien es el alto, pero el de la camisa, verde es uno de los mayores estafadores que conozco, l√≠an a la gente les prometen grandes negocios inmobiliarios y cuando todo parece ir bien, se quedan¬† todo, incluso alguno ha aparecido muerto, pero como siempre no se pudo demostrar.La polic√≠a no sabe c√≥mo lo hacen pero siempre se libran de culpa. Llevan a√Īos enga√Īando la gente, pero aparentemente todo es legal.

- Pero ¬Ņque hace Hulio con e esa gente?, me pregunt√© ¬†toda angustiada.

Espero que no sea con esa gente el nuevo negocio, que hace unas semanas nos comento,  pregunté  al aire.Hulio, no es así, dije en voz alta llevándome la mano a la boca.Los tres nos quedamos  sin palabras, y sin dejar de mirar a Hulio. Yo moviendo la cabeza despacio de,  izquierda a derecha no quería creérmelo.- no podía ser ¡, otra vez no, ! grito Rebe.Deslizo su mano por el rostro, hasta hundir la cabeza, entre los brazos. Yo les dije que lo mejor seria irnos de allí. Mientras,me giré para cojer mi bolso, un fuerte ruido me hizo  mirar a Rebeca, y con los ojos bien abierto grite,

-REBE.......REBE....vuelve.... REBECAAAA.....

- Oscar la agarro del brazo, pero Rebe separo en seco, y con un movimiento  fuerte, lo miró a los ojos. y le grito-¡ Suéltame !

Rebe decidida, no escuchaba, se plantó delante de Hulio y le grito de todo 

- Tu ‚Ķpedazo de imb√©cil.... No te acerques a m√≠.... Ni a mis amigos, ...para mi has muerto, s√© acabo!pero Rebeca no pod√≠a ¬†m√°s, dej√≥ caer los brazos, y con voz rota de dolor y entre rabia y las lagrimas desliz√°ndose por la mejilla, cerr√≥ los ojos a¬† y los volvi√≥ a abrir, ya m√°s calmada...le dijo, te quiero mucho Hulio, pero no aguanto m√°s no puedo ya, ¬†confi√© en ti, pero t√ļ solo quieres dinero y poder......y yo solo te quer√≠a a ti, ‚Ķy ¬†que fueras feliz, pero con esta gentuza terminaras mal. Y salio corriendo.

Oscar y yo, nos quedamos de piedra ¬†contemplando la escena, Hulio con el rostro serio s√© acerco, pero¬† antes¬† de dejarle abrir la boca, me adelant√©: Hulio llevas mal camino, no seas ego√≠sta, y recuerda que no eres hu√©rfano, y hasta la gente que te quiere ¬†se cansa de dar y no recibir, y despu√©s esta Rebe, gracias por hacerla sufrir. Recog√≠ mi bolso y el de Rebe, y le deje con la palabra en la boca.Lo √ļnico que escuche, es :

Silvia, dile a Rebe que la quiero,- grito Hulio.

Cuando una amistad es algo más .......es una amistad muy grande.

MI AMIGO HULIO. 08

No mir√©¬† atr√°s, segu√≠ ¬†andando ¬†intentando ver, a ¬†Rebe entre la gente, pero no la vi. √ďscar no tard√≥ en llegar y me dijo que¬† Rebe ya estaba en el coche.Con los brazos ¬†estirado agarrando el volante Rebeca estaba tensa,con la mirada afrente en alg√ļn punto fijo. Rebe Hulio me...¬°ni lo nombres por favor!.. Me corto, con un grito ahogado, y las lagrimas, volvieron ¬†a brotar por su mejilla.Sin saber que rumbo¬† llev√°bamos, terminamos en la casa de √ďscar.El pobre¬† vaya primera cita le dimos. Me ¬†baje para disculparme, y me sorprendi√≥ con un beso en la mejilla ¬†me quede extra√Īada ¬†pero la verdad me gusto, me agarro de la mano y con voz suave dijo¬† tranquila, las primeras citas nunca salen como se programan. Se acerc√≥ a Silvia¬† y con gesto tranquilo le acaricio ¬†la mejilla, limpi√°ndole las l√°grimas, Y ¬†con el mismo tono de voz le dijo, me debes una sonrisa. Ya las dos en el coche, le ped√≠ conducir yo, acepto sin ¬†protestar.En casa las dos ya m√°s tranquilas, hablamos de Hulio.¬†
Silvia, no puedes salvar a Hulio cada vez que se quiera meter en un lío, te recuerdo que no eres, ni su madre, ni su novia, y ya es mayorcito para saber lo que está bien o mal.

_¬° No puedo !...me grito, entre sollozos, te lo juro Silvia, no puedo. Con la voz entrecortada y con los ojos llenos de l√°grimas.Expl√≠came t√ļ como haces, como siendo amiga de √©l¬† y sabiendo que lo van a hundir, lo van a destrozar, como puedes¬† no hacer nada para evitarlo. Y se dej√≥¬† caer en el sill√≥n hundiendo la cara en el coj√≠n, y llorando¬† desconsoladamente.La deje que llorar√° y se desahogar√°,mientras prepare una tila, y le dije:

- Cari√Īo yo quiero mucho a Hulio, quiz√°s tanto o m√°s que t√ļ, la diferencia es que yo lo quiero, pero t√ļ est√°s enamorada. Y s√© bien que sabe cuidarse √©l solito, no digo con esto que no le demos un tir√≥n de orejas, y si de verdad valora nuestra amistad, nos escuchar√°, pero la decisi√≥n la toma √©l.Rebeca dio otro sorbo a la tila, respir√≥, ¬†hondo y me dijo:

- Silvia, yo conozco, a los que estaban con Hulio. √ďscar dijo que no eran buena gente.Y yo te puedo decir que son de¬† lo peor.Hace ya muchos a√Īos antes de que mi madre muriese, hab√≠a decidido vender la casa de mi abuela. ¬ŅTe acuerdas, de mi abuela Isabel ?.Sabela, como le gustaba que la llamasen.Bueno, antes de que la pusieran a la venta apareci√≥ un tipo, Don Rogelio S√°nchez Ibarra, propietario de una gran empresa, Construcciones SANCHIBARR, muy conocida por aquel eslogan que tanto estuvo de moda, (Construcciones¬† SANCHIBARR, construimos casas para que forme su hogar.)Le¬† hizo¬† una buena oferta por que estaba muy interesado¬† en construir un edificio sobre el terreno donde estaba la casa de mi abuela.El trato eran 60.000,euros y dos pisos, uno para mi madre y el otro para la abuela, y como no se empezar√≠a a construir hasta dentro de dos a√Īos tendr√≠an tiempo suficiente para buscarse otro alojamiento mientras no empezasen las¬† obras, hasta ah√≠ todo normal¬Ņ verdad?.Esta vez era yo quien le daba un trago a la tila.Pasado un mes firmaron la cesi√≥n y la compraventa de la vivienda, un 8 de septiembre, lo recuerdo por que era mi cumplea√Īos y ese a√Īo lo celebramos muy contenta las tres.Mi abuela estaba muy contenta, a pesar de su gran enfermedad que¬† sab√≠a que se la llevar√≠a pronto, pero ella dejar√≠a a su hija y nieta bien respaldada.Lo que no sab√≠an era que esa misma ma√Īana el se√Īor Don Rogelio S√°nchez Ibarra hipoteco la vivienda a favor de su empresa.Y obtuvo un pr√©stamo de 201.000 ‚ā¨ para la construcci√≥n del edificio.A partir de ese d√≠a no volvimos a verlo, ya solo era por tel√©fono, y cada d√≠a tardaba m√°s en cogerlo.El 11 de diciembre se muri√≥ mi abuela y en pleno velatorio vino un se√Īor de traje a¬† hablar con mi madre. Al principio me pens√© que seria alguien de la funeraria, d√≠as despu√©s¬† mi madre me cont√≥ que aquel tipo era del banco y que hab√≠amos¬† sido v√≠ctimas de un fraude, que la empresa hab√≠a desaparecido y que el banco ten√≠a una constructora nueva para hacer el edificio y que ten√≠amos que abandonar la casa en menos de un mes. Mi madre no pod√≠a m√°s, se tiraba d√≠as en cama, llorando y llorando, lo √ļnico que nos quedaba era bar y la casita del pueblo que era refugio de mi abuela .Y por que mi abuela lo hab√≠a puesto a mi nombre. En esa √©poca el √ļnico que estuvo a mi lado fue Hulio, los dem√°s ni se acercaron a preguntar si necesitaba algo.Mi madre y yo vivimos a√Īos en el bar.Solo ten√≠amos un sal√≥n que transform√°bamos en dormitorio todas las noches, y Hulio nos hizo un peque√Īo ba√Īo solo para nosotras con una peque√Īa ducha para intentar estar los m√°s c√≥moda posible.Y cuando todo parec√≠a ir mejor¬† mi madre se suicid√≥ y en una carta de despedida, me pidi√≥ que cuidara a Hulio como √©l hab√≠a cuidado de nosotras. Cu√≠date mucho, hija y mira siempre hac√≠a delante no te preocupes por el dinero no te va a faltar pero no dejes nunca de trabajar, y por favor cuida de Hulio que te quiere con locura aunque no te diga nada, f√≠jate en sus detalles y no en sus palabras, cuidalo por favor, es m√°s sensible¬† de lo que parece, no dejes que nunca que le pase nada malo, ni lo dejes solo cuando est√© triste.Habla con √©l, cari√Īo √©l te escucha y cree en ti, no lo abandones nunca, eres la¬† luz en su camino, no le digas que te lo he dicho pero esas fueron sus palabras.No s√© bien quien est√° m√°s enamorado si t√ļ o √©l, pero vuestro orgullo no os deja verlo, yo me quedo tranquila por que enamorados o amigos √©l siempre estar√° cuid√°ndote, siempre lo ha hecho¬† aunque no te hayas dado cuenta,¬† s√© que no te quedas sola, y te ense√Ī√© a ser fuerte, cuidaros mucho y nunca os alej√©is el uno del otro.Tu madre y tu abuela velaran por ti desde el cielo.

- Dios Rebe nunca me habías contado esto. 

- Y no ten√≠a pensado cont√°rtelo, me contest√≥ con una peque√Īa sonrisilla. Dos d√≠as despu√©s¬† te conoc√≠ y no quer√≠a darte pena¬† y hablar contigo de cualquier cosa, me hac√≠a m√°s llevaderos los d√≠as.

-¬Ņ No volviste a saber nada de S√°nchez Ibarra?¬† pregunt√© casi sin pensar

- S√≠, hace cosa de 7 meses me enter√© de que hab√≠a salido y que volv√≠a a lo mismo, claro est√° no con la constructora, ahora se dedica a la compra de viviendas y fincas, y de legal nada.Y es el mismo tipo que estaba con Hulio √©l¬† en bar.√Čl sabe lo que yo pase y todav√≠a quiere tratos con esa gente, no me lo puedo creer. Se lamentaba Rebe.

La verdad, Rebe es que no sé que hacía Hulio con esa gente, pero Hulio te quiere y no haría nada para perjudicarte, de eso estoy segura.Tenemos que hablar con él.

Lo siento Silvia, pero ahora mismo no puedo.No quiero verlo, no puedo, es más que te perece si la semana que viene me voy unos días, no sé  todavía a donde, nunca  he salido de aquí desde lo de mi abuela, necesito hablar con otras gentes  no sé, vivir algo diferente, Por una vez voy a pensar en mí  aunque sea desobedeciendo a mi madre.Te diría que te vinieses pero, no te lo tomes a mal, necesito un tiempo a solas conmigo mismo, conocer gente nueva.

Tranquila, si quieres me ocupo yo de todo, pero¬† y Hulio¬Ņ qu√© vas a hacer?

- Por favor te lo pido, Silvia no le digas nada, no me dejar√≠a irme y nunca sabr√© si podr√≠a vivir sin √©l, adem√°s no soportar√≠a no saber de √©l,(y se le escapa una sonrisa mientras dice esas palabras) te necesito cerca de √©l, necesito tiempo para aprender a respirar sin √©l, respirar yo sola,¬† pero tambi√©n necesito saber que est√° bien, prometeme que lo cuidaras por m√≠, pero no le dir√°s donde estoy.Haber Rebe, si necesitas tiempo, lo entiendo pero ¬Ņa d√≥nde iras? y peor a√ļn como se lo voy a ocultar remover√° cielo y tierra por encontrarte y lo sabes.

- Lo sé, por eso  todavía no sé  destino pero necesito irme unos días y poner orden en mi vida, y saber de verdad que siento por Hulio, o si me tocará sufrir siempre por él, toda la vida.Lo quiero con locura, pero no quiero volverme loca.

- Está bien, no te prometo nada pero intentaré que se entere lo más tarde posible.

- Gracias, Silvina.

Pasaron tres d√≠as desde esta conversaci√≥n y Rebe hac√≠a dos d√≠as que se hab√≠a marchado¬† sin rumbo todav√≠a, prometi√≥ llamarme tres d√≠as a la semana para que supiera que estaba bien solo eso.Y as√≠ lo hizo¬† llam√≥ desde otro n√ļmero solo para decirme que est√° bien que dentro de dos d√≠as me volver√≠a a llamar.Hulio llevaba d√≠as sin pasar por el bar y eso me estaba preocupando.Esa misma tarde cerr√© antes el bar para acercarme a casa de Hulio, no era normal, que no contestase al m√≥vil cuando llevaba hasta tres m√≥viles. Toque a la puerta y nadie me contest√≥, mi preocupaci√≥n iba subiendo de grado a cada momento que no lo encontraba. Ya que estaba en la puerta me fui calle abajo para ver si su coche estuviese en una explanada que hay a la espalda de su casa. All√≠ estaba el coche de Hulio y se notaba que llevaba d√≠as aparcado, por el polvo de sus cristales y el mont√≥n de hojas secas que tenia por encima.Me quede parada, ¬Ņdonde ¬†estaba Hulio?.En ese momento me llam√≥ Rebeca, mire el m√≥vil y no sab√≠a ¬†si contestar o no.Cog√≠ aire respire e intente ¬†poner un tono de voz tranquila.

Las horas del reloj pasan muy rápido cuando queremos parar el tiempo.

marzo . 2020

MI AMIGO HULIO 09.

Respire hondo, y descolgu√© el m√≥vil, hola Rebeca¬Ņ que tal?, pregunte lo m√°s tranquila que pude.Pero al otro lado solo se¬† escuchaba, lloros y palabras que no entend√≠a.

- ¬° Rebeca, ! que te pasa, tranquilizate, ...no te entiendo nada, ¬Ņ est√°s bien?.Pregunt√© muy preocupada.

-Hulio...Silvia, ¬Ņdonde esta Hulio? (y me quede de piedra, no sabia que decirle.)

- Rebeca, yo....no lo sé.Y los llantos al otro lado se volvieron más intensos.

Por favor Rebe no llores más, veras que aparece pronto, ya sabes como es, estará con alguna amiga o quizás durmiendo la mona de varias noches de fiesta.Pero ni yo me creía mis palabras.

- NOOO.... Silvina, noo... A Hulio le ha pasado algo, me ha mandado una carta.

-¬ŅComo que una carta? pregunt√© muy extra√Īada, ¬Ņcomo sabia donde estabas?pero...

- No lo sé ...(Me corto rápidamente) Silvia pero estoy de camino a casa y te cuento.

Colgué y me monte en el coche, con mil preguntas sin respuestas, hasta no hablar con Rebeca.Después de varias horas,por fin.

- Rebeca, que alegría, verte. Y le di un gran abrazo.Aunque su cara de abatimiento, sus ojos lagrimosos, y  su voz entrecortada por el llanto, no podía entender  que me quería decir.Nos fuimos derechas al salón,casi llevando a Rebe ,en bolandas.

Prepar√© una infusi√≥n, mientras Rebeca se daba un ba√Īo.Y ya m√°s tranquilas las dos.Me empieza a contar:

Silvia, a los tres d√≠as de estar¬† en¬† Casanova, el pueblecito de mi abuela, siento no hab√©rtelo dicho, pero como te dije¬† necesitaba estar sola, y como sabes dinero no tenia para irme muy lejos.Recib√≠ una carta, apunto estuve de tirarla, por que no tenia remite, y te juro que pens√© que seria publicidad, o algo as√≠,ya que nadie sabia donde estaba, y la casa de mi abuela lleva a√Īos deshabitada A si que la deje sobre la mesa de la cocina, con intenci√≥n de tirarla m√°s tarde.Despu√©s de¬† salir¬† a comprar algunas cosas, y encender la chimenea, me acorde de la carta.La cog√≠, mire el fuego, mire la carta, y un algo dentro de m√≠ hizo que me sentara¬† a leerla, en aquel viejo sill√≥n mecedora, el favorito de mi abuela, y motivo de discusiones entre mi madre y mi abuela, por que mi madre quer√≠a comprarle otro y ella solo quer√≠a ese.

Al abrir la carta me quede sorprendida por que estaba escrita a mano y a l√°piz.

Mi querida Rebe,:

Quiero darte las Gracias, pero¬† no s√© c√≥mo empezar a d√°rtelas. Lo m√°s f√°cil ser√≠a gracias por todo y listo, pero es que es m√°s que Gracias. Quiero darte las gracias Rebeca por conocerte, por qu√© cuanto m√°s te conozco m√°s me conozco yo. He aprendido que dentro de¬† m√≠, puede haber algo bueno. Que t√ļ siempre me lo recuerdas y ya casi me lo voy creyendo.Que todo valiente, tiene su lado tierno, que llorar tambi√©n es de valientes. Que el m√°s cobarde tira hacia adelante con todos sus miedos, que aveces el valiente resulta ser un cobarde.Contigo viv√≠, situaciones de lo m√°s extra√Īas, pero que volver√≠a a vivir, mil y una vez m√°s, vivencias que son solo m√≠as, son mis recuerdos. De los cuales aprend√≠ a tener paciencia viendo¬† a tu madre y abuela luchar. Esos momentos que vienen a la memoria sin pensar y te sacan m√°s de una sonrisa, y que cuando te preguntan, : Que pasa de que te r√≠es ?, t√ļ les contestas con un, nada, pero que por dentro lo es todo.Yo tengo miles de recuerdos as√≠, acompa√Īado de una sonrisa,¬† de un gesto de tu abuela, o una mirada dulce de tu madre. Creo que encontrarme contigo en esta vida es una de las maravillas¬† que el destino me ten√≠a preparada, jam√°s he sentido lo que contigo sent√≠, una sensaci√≥n extra√Īa, placentera y que me hac√≠a sentir como un Rey cada vez que estaba con vosotras.He vivido aventuras arriesgadas, pero nunca sent√≠ miedo, por que estabais ah√≠, e echo cosas malas de las que tu madre me ha rega√Īado como si fuera su propio hijo, y he hecho cosas buenas de las que estoy orgulloso, me he sentido libre por momentos, el saber que t√ļ estabas ah√≠, esa amiga, m√°s que hermana me hac√≠a sentir protegido, y aun sabiendo que te compart√≠a con cualquiera, me mor√≠a por volverte a ver. Es como un estado de embriaguez, donde eres feliz y no te importa nada, y lo que pensaba que era una amiga confidente, y paciente se fue transformando en un, eres primero que pienso al levantarme, lo que recuerdo todo el d√≠a, y¬† lo √ļltimo en lo que sue√Īo. ....S√© qu√© no es amor pero lo parece, quiz√°s es una amistad tan grande, que solo es eso amistad, cari√Īo, respeto, y un estar ah√≠, por siempre y para siempre, que nunca he tenido.Esa es la verdadera amistad, estar sin que te llamen, e ir sin que te echen.S√© que has aguantado mil batallas por m√≠, y no sab√≠a c√≥mo agradecerte Rebeca ese estar ah√≠, siempre y s√© que no ha sido f√°cil, que mil veces has intentado tirar la toalla por m√≠, pero luego retrocedes y con esa toalla, limpiabas mis penas. Se me hab√≠a ocurrido regalarte algo, pero ten√≠a que ser un regalo que de verdad te hiciera feliz y se me ocurri√≥ intentar recuperar las tierras de tu abuela. Por eso me asoci√© con esta gente, quer√≠a recuperar tus tierras las tierras de tu abuela, o cre√≠as que se me ha olvidado lo mal que lo pasaste por culpa de esta gentuza.Te asegur√≥ que no me fue f√°cil hacerme sus amigo, pero pensar en ti, era mi aliciente para seguir.Nunca pude olvidar, lo que lloro tu abuela, cuanto le hab√≠a¬† costado guardar todo ese dinero para que t√ļ estudiaras.Y con todo el dolor del alma tu madre tuvo que gastar para comer y pagar los gastos de las deudas.No se me olvida, esos d√≠as Rebeca, esos d√≠as que tu madre, se escond√≠a fingiendo haber comido, y darme su parte, como su fuese un hijo m√°s, pero si hasta en reyes tenia mi peque√Īo detalle.Nunca te lo he dicho, pero te tenia mucha envidia, por que a pesar de que tu familia¬† no ten√≠an nada, eran mucho m√°s familia que la m√≠a.Y de ti que voy a decir, mi m√°s fiel amiga, siempre con una sonrisa, y siempre a mi lado.Enti√©ndeme¬† tenia que hacer algo, y aunque s√© que estar√°s preocupada, por que no sabes donde estoy. Para que estes m√°s tranquila te dir√© que hoy es 27 de abril,2017.Y estoy bien, hasta que las cosas no se calmen no podremos vernos, pero ya sabes que me cuido, eh. Te habr√°s dado cuenta que no he puesto¬† remitente, no te puedo decir donde estoy y no quiero que me busques tranquila te ir√© mandando cartas, tranquila te llegaran.Te conozco m√°s de lo que crees, Rebeca, ¬Ņsabes como sabia donde encontrarte?, recuerdo perfectamente las ultimas palabras que te dijo tu abuela:

No llores peque√Īa m√≠a, desde el cielo te ver√© mejor, y cuando estes triste buscame en tu recuerdo, siempre¬† estar√© ah√≠. Y d√°ndote su √ļltimo abrazo, me agarro la mano y me dijo, tambi√©n va por ti, mi segundo nieto.

Y cada vez que estábamos enfadados o tristes, nos metíamos en el sillón viejo de tu abuela, ese sillón que guarda todavía su perfume, a que si…Bueno Rebeca saludame a Silvia cuidaros mucho y hasta pronto.

Entre la tensión del día, y esas palabras de Hulio, ahora entiendo la cara de Rebeca.

¬†- Rebeca, ¬Ņque vamos, hacer?. No tenemos ni idea, de donde esta.

Mira Silvia, yo voy a buscar a Hulio hasta que lo encuentre, √©l y t√ļ son la √ļnica familia que me queda.

¬†Sabes que puedes contar contigo en lo que necesites.Que te parece si me acerco a comisaria e intento averiguar algo,Pablo trabaja all√≠ ,quiz√°s me pueda orientar,¬Ņnos vemos este mediod√≠a en el bar,vale?

Si,esta bien, yo mientras me acercare a la inmobiliaria .

¬ŅA la inmobiliaria?, pregunte extra√Īada.

Ya te he dicho que voy a sacar el dinero de donde sea.Voy a traspasar el bar.

- Rebe,por favor espera un poco, el bar es lo √ļnico que tienes,espera por lo menos a saber donde esta Hulio,quizas solo esta triste y necesita pensar en su vida. Si ha estado con esa gentuza quiz√°s este escondido, tenemos que tener mucho cuidado quiz√°s ellos tambi√©n lo est√©n buscando,¬† intentemos dar sensaci√≥n de tranquilidad y si alguien nos pregunta por Hulio les diremos que ha ido con una amiga de vacaciones , te ha escrito una carta,eso quiere decir que esta bien ,por favor Rebe,espera un poco,hasta averiguar algo m√°s,vale,porfavor.

abril 2020.

MI AMIGO HULIO 10

-Está bien ,Silvia  esperaré un poco, pero como necesite dinero traspaso el bar.

Estoy de acuerdo. Le dije con voz firme.Mira t√ļ vete al bar intenta disimular ,y si te preguntan no tienes ni idea ,yo voy a comisaria,quizas Pablo nos¬† pueda ayudar ,y luego preguntar√© entre sus amigos haber si saben algo.

No paso ni media hora cuando ,Rebe ya me estaba llamando.-Hola,Silvina ¬Ņhas averiguado algo?,lo siento pero me comen los nervios.

-No mucho ,la verdad pero estoy de camino al bar y hablamos ,¬Ņte parece?

-Mejor en casa,Silvi,yo llevaré la cena,vale.

-Si, claro pero¬Ņ,es que ya has cerrado?,¬Ņest√°s bien Rebe?

-Si tranquila,nos vemos en casa.

-ok.

No tarde ni diez minutos en llegar a¬† casa de Rebe,y ni tiempo de tocar al timbre me dio,abrio¬† la puerta ,casi a la desesperada.¬ŅDime que sabes algo?,me solt√≥ a bocajarro.

- Lo siento,Rebe¬† lo √ļnico que traigo es una mala hostia,no es que nadie sepa nada de Hulio es que parece que nadie quiere saber de √©l.E incluso alguien me ha negado conocerlo.El √ļnico Pablo que prometi√≥ llamarme en cuanto supiera algo ,pero sin dar muchas pistas ya me dejo ver que el caso era complicado¬† y aunque no sabia muy bien en que situaci√≥n se encontraba Hulio,la cosa era grave.Entre sus amigos,me¬† encontr√© con conocidos,por que esa gente no se les pueden llamar amigos.Ahora no quer√≠an saber nada de √©l ,e incluso alguno lleg√≥ a decirme que no lo conoc√≠a.¬°Por dios si estaba yo,delante cuando se re√≠a¬† de sus chistes ,y alardeaba de tener el mejor amigo del mundo,y ahora me dices que no lo conoces!.y lo peor no es que te digan ,no lo conozco.Es¬† que parecer que todo el mundo sabe que Hulio es mala gente ,y acabar√≠a mal,y nosotras por estar a su lado ,tambi√©n acabaremos mal,y nos destrozara la vida.

-¬ŅQui√©n dijo eso Silvia? ,quien ,pandilla de ignorantes ahora que los necesita les dan la espalda.

-Déjalo Rebe,tomemonoslo  con calma ,que esto va para largo,que te parece si este fin de semana , nos vamos  a Casanova,y preguntaremos entre los vecinos si alguno ha visto a alguien merodear por la casa,por que alguien tuvo  que ver meter  la carta en el buzón.Si tienes razón.Volvimos del pueblo sin ninguna respuesta,nadie había visto nada ,y más de la mitad del pueblo ni siquiera sabían que vivía alguien,en esa casa.Solo una vecina,nos dijo que de vez en cuando ,veía a alguien de traje mirando  a través de los cristales,pero resulto ser,una agencia que promueve el turismo rural,en busca de casas para alquilarlas.Volvimos a casa, y nada más abrir la puerta ,nos encontramos con otra carta sin remitente:

HOLA CHICAS:

¬ŅC√≥mo est√°is?,ya me cuentan unos duendes que est√°is preocupadas por m√≠.Estoy bien de verdad ,ech√°ndoos mucho de menos eso si.De verdad no me busqu√©is ,no me encontrar√©is,repito estoy bien ,pero por mi seguridad y la vuestra no os puedo decir donde estoy.Por favor Silvia dile a Rebe que s√© que esta a tu lado que deje de llorar,que por una vez, me crea que estoy bien.Como os dije yo os ir√© mandando noticias m√≠as,deciros que os quiero mucho a las dos,y que sois un gran apoyo para m√≠.

Rebe:

Querida Rebeca,siento mucho lo que est√°s pasando por mi culpa,pero no pod√≠a No hacer nada,y dejar que esa gente se comiera todo tu futuro.Quiz√°s habr√≠a otros m√©todos ,seguro que si ,pero ya sabes como soy no pienso ,solo actu√≥,y cuando veo sufrir a la persona que m√°s he querido en vida,a la persona de la que estoy enamorado desde que √©ramos peque√Īos, aunque ella no s√© de cuenta,pues no s√© la verdad,no me lo pens√©. Ahora quer√≠a pedirte yo un favor.Rebe, escuchame bien ,no s√© lo que va a durar esto,ser√° lento y doloroso,solo podr√© mandarte una carta a la semana y lo seguir√© haciendo,pero quiero que te alejes de m√≠,no soportar√≠a que te hicieran da√Īo.Y la mejor manera de tenerte a salvo, es que sigas tu vida sin m√≠. Cr√©eme que a m√≠ tambi√©n me duele pero por un largo tiempo es lo mejor.En unos d√≠as recibir√°s un dinero para que levantes un poco cabeza,PORFAVOR Rebeca,tienes que rehacer tu vida,poco a poco se te devolver√° lo que estos malnacidos te quitaron es su momento.De verdad, te pido si alg√ļn d√≠a me quisiste,hoy necesito que te olvides de m√≠.

Silvia:

MI querida amiga,mas que mi hermana ,quererte es poco y lo sabes ,tu igual que Rebe,necesito que dej√©is de buscarme yo os ir√© informando ,en serio lo digo es peligroso.Y sin querer pod√©is ponerme en peligro.T√ļ tambi√©n recibir√°s un dinero para que no os falte de nada,tomarlo como una devoluci√≥n de todo el dinero ,y favores que me hab√©is hecho siempre.Aunque nunca os podre pagar ,todo el cari√Īo,el apoyo y los consejos que me hab√©is dado.con vosotras me toco la loter√≠a .Pero en serio,por favor dejar de buscarme,y aunque s√© que sois unas cabezonas ,por lo menos en 3 a√Īos no me busqu√©is ,y seg√ļn lleguen mis cartas ya os dir√© donde encontrarme.un beso enorme,os quiero.

Vuestro amigo por siempre.

HULIO. 

Esa tarde Rebe no par√≥ de llorar,y aunque¬† yo intentaba no llorar,las l√°grimas se me ca√≠an sin control.La impotencia era tan grande,que no sab√≠a si sentarme o estar de pie.No sab√≠amos que hacer, si hacer lo que la carta dec√≠a o seguir investigando.Cenamos un poco y el sue√Īo nos venci√≥.

 

las cartas de la alegria

ABRIL 2020.

MI AMIGO HULIO .CAPITULO 11

-Si diga, descolgué el teléfono medio dormida y sin mirar quien llamaba.

-Silvia,buenos días soy Pablo,oye que tengo noticias de Hulio,bueno no son muchas,y tampoco sé donde esta,pero si quieres quedamos y te comento hasta donde puedo,ya te dije que todo está en investigación.

-¬°Donde,a que hora!, ahora mismo nos vestimos y vamos a comisaria.

¬Ņ-No, hoy es mi d√≠a libre ,que te parece si nos vemos ,Bockey,sabes donde es?

- Si,claro en media hora estamos las dos ahí.

-Que pasa,preguntó Rebe.

-Pablo tiene alguna información sobre Hulio,pero tranquila que ya me ha dicho que no sabe donde esta .

-Por favor ,Rebe rel√°jate ,recuerda que Hulio dijo que si segu√≠amos¬† busc√°ndola nos opondr√≠amos en peligro y lo pod√≠amos a √©l.Vamos a ir ¬†a ver a Pablo ,pero que no se te olvide en ning√ļn momento,que es polic√≠a que ellos tambi√©n lo est√°n lo buscando, y a lo mejor solo quiere ver que sabemos nosotras. Ni una palabra de las cartas.Vamos a intentar sacarle informaci√≥n y el que no vea nuestra preocupaci√≥n .Le diremos que muchas veces ha desaparecido y ha aparecido a los 7 o 10 d√≠as ¬†que se ha ido con alguna ,a pasar unos d√≠as ¬†o ha estado fiesta ,y entre fiesta y la resaca ,no ha contestado nuestras llamadas en varios d√≠as.Y t√ļ le dejaras caer que llevaba tiempo queriendo ir viaje ,pero todav√≠a no ten√≠a destino.

El café con Pablo fue agradable, no sacamos información  de donde estaba, pero nos estábamos quedando con la boca abierta con lo que nos contaba. Junto con otro muchacho un tal Joseph  Black , él e Hulio colaboraban con la policía en la desarticulación del clan de Sánchez Ibarra,y que el mismo Hulio se había presentado  voluntario,despues de pasar una pruebas.

-La verdad es que tanto Hulio como Joseph ,estaban bien integrados en la banda .Bueno Rebe debo decirte que apunto estuviste  de fastidiar la operación  con tu escena en el restaurante.-Dijo pablo.

No d√°bamos cr√©dito ,hab√≠amos sido observadas todo este tiempo .Pablo sigui√≥ cont√°ndonos.Todo iba bien hasta hace unos d√≠as ,chicas estamos preocupados no conseguimos contactar con Hulio ni con Joseph ,tememos que S√°nchez Ibarra los haya descubierto,¬Ņvosotras no sabr√©is nada verdad?¬Ņno sabemos si est√°n vivos o muertos?

-¡Está  vivo.!soltó Rebeca.Y antes de que volviera abrir la boca ,le di una punta pie .Claro que está vivo, mujer Hulio es buena persona y verás como esta bien.Dije yo mirando a los ojos de Pablo para intentar hacerle ver que eran palabras de ánimo.

-Si mujer ya verás que está bien ,solo que estamos preocupados y pensamos que quizás intentara  ponerse en contacto con vosotras ,sé que para él sois  muy importantes. Dijo a modo de consuelo Pablo.Bueno chicas me tengo que ir si sabéis algo llamarme vale.Se despidió amablemente.

-¬°Est√°s loca,que le ibas a contar ! .Le recrimine a Rebe.

-Silvina,y ¬Ņsi le paso algo a Hulio?.

Ya, c√°llate, Rebe recuerda las palabras de Hulio,ves como ten√≠a raz√≥n¬† nos est√°n vigilando y quiz√°s los hombres de S√°nchez Ibarra ,tambi√©n.Seguiremos los pasos que Hulio nos ha dicho .Pasaron dos semanas y la verdad es que est√°bamos¬† nerviosas,ya no quer√≠amos saber quien dejaba las cartas ,ya solo quer√≠amos recibir una carta,para saber que estaba bien.Con el paso del tiempo Rebeca decidi√≥ dejar el bar ,pues la verdad es que desde que Hulio desapareci√≥,son muchos los rumores que se o√≠an por la calle ,ninguno de ellos cierto pero,cual de ellos m√°s crueles ,y Rebe salia en su defensa cada vez que alguien lo criticaba,y eso hizo que la gente pensara que de¬† todos aquellos rumores nosotras¬† √©ramos c√≥mplices tambi√©n.Una tarde sentadas las dos al fuego escuchando las noticias como todos los d√≠as hac√≠amos con la esperanza que alg√ļn d√≠a dieran alguna noticia sobre S√°nchez Ibarra.Escuchamos el nombre de JOSEPH BLACK. R√°pidamente¬† le dimos el volumen m√°ximo a la televisi√≥n y con el mando en la mano nos quedamos¬† paradas casi sin pesta√Īear escuchamos la noticia.

Un tiroteo en la costa,se cobra la vida de cinco hombres dedicados a extorsi√≥n y estafa de fincas¬† y tierras.Entre los muertos¬† se encuentra el cabecilla de los S√°nchez Ibarra,encontrado muerto con un disparo en la cabeza.Otro de los cuerpos identificados es el del , agente secreto Joseph Black,infintrado desde hacia 8 meses¬† para desarticular¬† la banda,los otros tres cuerpos est√°n ¬†sin identificar ¬†todav√≠a.Rebeca y yo empezamos a llorar ,sin tener noticias certeras de Hulio.Derrepente tocaron a la puerta ,nos apretamos las manos ,y miramos fijamente la puerta como si pudi√©ramos ver a trav√©s de ella para ver quien estaba al otro lado.Me quite los zapatos para no haber ruido,me acerque a la puerta todo lo silenciosa que mis calcetines mis dejaban,mire a Rebe segu√≠a llorando en silencio,y dici√©ndome con la cabeza que no abriera.Toc,toc, se volvi√≥ a escuchar el coraz√≥n me lat√≠a a 1000 por hora ,con la mano ya en el pomo,escuche una melod√≠a al otro lado. El sonido de esa guitarra me era familiar era el grupo Caf√© Quijano ,con la canci√≥n EN MIS BESOS. Canci√≥n favorita de Hulio y de Rebeca,solo ellos sab√≠an lo que esa canci√≥n era algo especial‚ĶHab√≠a escuchado muchas veces esa canci√≥n de boca de Rebe,y antes de que pudiera abrir ,Rebeca grito. -HULIO......Hulio....abre es Hulio....y antes de que pudiera abrir ella corri√≥ y¬† abri√≥ la puerta,y all√≠ estaba vivito y coleando, un poco m√°s delgado, con el pelo m√°s largo y con unos rizos que nunca hab√≠a visto y esa barba de varias semanas,con alguna que otra cana,pero lo que no hab√≠a cambiado era esa sonrisa. -¬ŅHola chicas como est√°is? dijo como si no pasara nada ,y antes de contestar lo abrazamos y lloramos ,pero esta vez de alegr√≠a. -Chicas lo siento no puedo quedarme mucho solo quer√≠a veros y que supierais que estoy bien ,s√© que al ver las noticias estar√≠ais preocupadas.Todo esto no ha acabado tengo que esconderme un tiempo hasta que no termine la investigaci√≥n y pase el juicio,que ser√° como cosa de dos a√Īos si no se alarga,la polic√≠a me dar√° una nueva identidad y en cuanto pueda os dire quien soy,pero por ahora por seguridad seguir√© escondido .Nadie salvo la polic√≠a y vosotras debe saber que yo era pinche de S√°nchez Ibarra,mirar lo que le paso a Joseph ,no me lo podre sacar de la cabeza ,lo mataron delante de m√≠ y no pude hacer nada para salvarlo,por que si mov√≠a un pelo ,la siguiente bala seria para m√≠.Cuando todo este tiempo pase para los hombres de S√°nchez Ibarra yo habr√© muerto y entonces as√≠ ser√© libre.At√≥nicas nos quedamos mientras Hulio nos contaba toda la historia.Bueno chicas os tengo que dejar, alegrar esas caras que la pr√≥xima vez nos tomaremos unas cervezas bien fresquitas entendido.Por cierto no cont√©is a nadie que me hab√©is visto,Yo lo abrace con toda la dulzura y todo mi cari√Īo,cuidate ,como siempre lo haces,un beso de esos de abuela viejita con sonido le plante en la cara,y mir√°ndolo a esos ojos marrones como la miel ,le dije ,estoy orgullosa de ti,lo sabes verdad.Y su sonrisa dulce como un ni√Īo peque√Īo ,confirmo que as√≠ era.

Rebeca lo abraz√≥ con toda sus fuerzas ,se lo com√≠a a besos y volv√≠an sus l√°grimas a recorrer sus mejillas .Hulio le secaba las l√°grimas con la mano ,mientras cari√Īosamente le dec√≠a:

Te dejo que derrames esas l√°grimas por m√≠ ,pero prom√©teme que ser√°n las √ļltimas,que partir de ahora¬† solo las sonrisas ser√°n tus lagrimas.Y los dos a escasos cent√≠metros de sus bocas¬† se miraban y como cr√≠os dudaban en besarse o no.

-¬°Receba una cosa te dijo ,o lo besas t√ļ o lo hago yo!.Les dije a modo de anemaza cari√Īosa.

Y por fin, se besaron con un beso de esos de película ,si de esos que cuando te decides a besar, llaman ala puerta y él se va corriendo…cuidaros mucho,fue lo ultimo que dijo.

 

 

MI AMIGO HULIO 12

Esos dos a√Īos de investigaci√≥n y juicio se convirtieron en¬† cuatro, pero Hulio segu√≠a¬† mand√°ndonos cartas cada quince d√≠as cont√°ndonos un poco su d√≠a a d√≠a.En esos¬† cuatro a√Īos Rebe y yo con el dinero que Hulio nos mandaba y lo que le dieron por el traspaso del bar ,pudimos arreglar la casa de la abuela.Yo compr√© un apartamento en la ciudad, aunque ahora lo tengo alquilado.A m√≠ es que el campo poco y nada mejor.Aunque llevaba un tiempo viviendo en casa de la abuela de Rebe ,sab√≠a que esto no seria para siempre.Rebe hab√≠a vuelto a ser la chica alegre que yo conoc√≠ y cada carta que llegaba la le√≠a con gran entusiasmo, todas las noches durante quince d√≠as¬† hasta que llegase la pr√≥xima carta .Ahora solo le faltaba un trabajo¬† aqu√≠ o en alg√ļn pueblo cercano ella dec√≠a que del pueblo no se mover√≠a .Los recuerdos de su madre,de su abuela,y los recuerdos de Hulio estaban en este pueblo y all√≠ se quer√≠a quedar.Al cabo de un tiempo Hulio volvi√≥.Pudo por fin¬† rehacer su vida,por supuesto al lado de Rebeca.La verdad es que era muy bonito verles como pareja,no eran esos enamorados que pasean de la mano y se dan caranto√Īas todo el d√≠a ,no, ellos no cambiaron, eran como amigos ,como lo que siempre hab√≠an sido¬† solo que ahora dorm√≠an juntos .A Hulio le encantaba Casanova . Su¬† pueblo de su ni√Īez ,√©l al¬† igual que Rebe se sent√≠an felices all√≠.Hulio no tardo en conseguir un empleo de repartidor de pan ,gracias a un amigo que conoc√≠a desde la mili, que ten√≠a una panader√≠a ,y necesitaban un repartidor para ir por los pueblos repartiendo el pan.La verdad es que conozco desde hace¬† mucho a Hulio y nunca cre√≠ que fuera a cambiar tanto.No queda nada de aquel muchacho fiestero,y mujeriego,hoy ese muchacho¬† es un hombre de los pies a la cabeza ,que sabe bien lo que quiere en esta vida ,y no deja que nadie le regale nada.Hulio se entreg√≥ Rebeca¬† en cuerpo y alma¬† a su trabajo,su familia ,y los amigos de verdad.Rebeca entr√≥ a trabajar en una peque√Īa bodega ,regentada por una vecina amiga de la familia que con el tiempo se enter√≥ de que su madre hab√≠a trabajado un tiempo tambi√©n en esa misma bodega.

Y aunque ellos me quer√≠an y jamas me hicieron sentir sola,yo s√© bien que tres son multitud. El piso hab√≠a quedado libre,a si que me volv√≠ a la ciudad. Sin antes pasar a¬† saludar a nuestra antigua vecina Carmen ,es mujer entra√Īable ,que nunca dejo de darnos buenos consejos.

Al entrar en el piso nuevo la verdad es que me sent√≠a sola ,hab√≠an sido muchas,las sensaciones,los lloros,las risas las confesiones entre Rebeca, yo e¬† Hulio ,pero esta era mi nueva vida.A la ma√Īana siguiente,sali a desayunar fuera ,no conoc√≠a¬† otros bares ,pues siempre iba al de Rebe ,aun cuando pasaba por la puerta me paraba a recordar aquellos ratos de risas entre caf√©s y cervezas.Caf√© Carmelita ,un buen nombre para una cafeter√≠a,pens√©.Era un¬† bar entra√Īable ,era como ir a tomar el caf√© al sal√≥n de¬† la casa de tu t√≠a la del pueblo .Ana la due√Īa del bar era todo dulzura,decididamente este ser√≠a mi nuevo rinc√≥n.Con el paso de los d√≠as casualidad o no Ana siempre me ten√≠a preparada mi mesa¬† y no tardaba,con el servicio.Pues ella sab√≠a que¬† yo siempre ped√≠a lo mismo.

Leyendo la prensa como siempre vi entre sombras como se acercaba a mí, con la bandeja  con mi café  y magdalenas.

Muchas gracias Do√Īa Ana ,dije casi sin levantar la mirada.

-Al final mira t√ļ,sin buscarte te encontr√©.Pero antes de levantar la cabeza sabia perfectamente que esa voz la conoc√≠a.

-Lory,Loriana,¡qué sorpresa!

-Veo que te acuerdas de mi nombre,dijo asombrada.

-Lori cuando llegue a casa ,aquella noche me di cuenta de que no ten√≠a tu n√ļmero,volvi un par de veces para ver si te encontraba pero ya nunca m√°s volv√≠ a verte.

-¬ŅQu√© haces aqu√≠? pregunte .

-Ana, la due√Īa de esta cafeter√≠a es mi t√≠a ,para m√≠ m√°s que mi madre ,ella cuid√≥ de m√≠ desde peque√Īa. Y necesitaba una ayuda hasta que no encuentre una camarera,y aqu√≠ estoy.

-Entonces ahora ya tengo donde localizarte.Le dije algo picarona

Ella miró para todos los lados para asegurarse que nadie la miraba,y al oído,me dijo:

Salgo a las 7 y mi tel√©fono esta debajo de la servilleta ,para que no se te olvide ped√≠rmelo. Y con un gui√Īo se gir√≥ y volvi√≥ a su trabajo.¬†

Rebeca y Hulio eran muy felices ,y aunque con el tiempo¬† nos fuimos distanciando ellos saben que siempre voy a estar ah√≠,para lo que necesiten y yo s√© que si alg√ļn d√≠a necesito algo ellos estar√°n ah√≠ para ayudarme.

Una ma√Īana de septiembre Hulio me llamo sobre el mediod√≠a ,solo escuchaba ruido y sollozos¬† no alcanzaba a entender que dec√≠a.¬ŅHulio ,que¬† pasa?¬° No te escucho bien!se hizo un silencio ,solo roto con un grito ahogado lleno de l√°grimas...

¬°¬°Me la han matado!!...Silvi ,esos cabrones me la han matado....

Deje caer el móvil al suelo,y sentí como mi cuerpo se iba deslizando y mis ojos cerrándose  al mismo tiempo, hasta caer al suelo.

Pero esto, ya es otra historia,por que la vida de Hulio no ha terminado,

porque si  la vida se vuelve difícil hay valientes que no tienen miedo a Pelear.

A MI MUSA ,POR ESTAR SIEMPRE EN MI CABEZA.

M.L.C   

                                                                 1 DE MAYO.2020            

 

Vuelvo poquito a poquito ,hoy es 15 de agosto de 2020.

GRACIAS

M. L. C

MI AMIGO HULIO 13

Al despertarme ,vi un mont√≥n de gente a mi alrededor,ninguna cara conocida,un hombre me abanicaba con su boina,y el perfume a bar√≥n dandy ,era¬† indiscutible.Una chica joven me ofrec√≠a un vaso de agua.Mientras beb√≠a,sentia un gran dolor de cabeza,que se agudiz√≥ con el sonido de una ambulancia que se acercaba.Por fin, dos caras conocidas Ana y Lori acompa√Īadas de dos enfermeros que se dirig√≠an hacia m√≠.

-¡Estoy bien!,no sé qué paso, estoy bien. Les repetía mientras me miraban la tensión .

Derrepente ......REBECA......REBECA.....Recordé la llamada de Hulio.

-Ahora si, no podía, respirar,me levante,arranque el brazalete que alguien me había puesto sin dejar que marcara la tensión.No controlaba mi propia respiración,me faltaba el aire ,me lleve la mano al cuello de mi camisa y de un golpe arranque dos botones,algo me impedía respirar,las lágrimas inundaron mi ojos .Me la mataron....me la mataron,esos cabrones me la mataron...

Esas frases taladraban mi cabeza.Ahora lo recuerdo todo.Busque el m√≥vil, me temblaba el pulso, y las l√°grimas casi no me dejaban ver los n√ļmeros.Llame a Hulio por tel√©fono, pero al otro lado solo se escuchaba llantos y gemidos.

¬ŅD√≥nde est√°s Hulio?

-Me la mataron ,Silvia…esos cabrones me la mataron,y rompió a llorar.En el anatómico forense  DEL SUR, Silvi...me la mataron.,dijo entre,lágrimas ahogadas y dolor. Hulio...Hulio...Colgué y salí corriendo al sentir su móvil caer al suelo.

-¬ŅLori,puedes llevarme a anat√≥mico Del sur,por favor?¬†
-Si, claro ¬Ņpero qu√© pasa?

-Han asesinado a Silvi.Le solté sin titubeos. Todos los que estaban allí,se quedaron con los ojos abiertos,y abrieron un pasillo a mi paso.

-¬ŅSilvia, quien mato a Rebe?,pregunto nerviosa¬† Loriana.

-¬°Unos cabrones mal nacidos! Solt√© ,sec√°ndome las l√°grimas y sin pesta√Īear.

En el coche camino al anat√≥mico¬† forense,en mi cabeza no hab√≠a cabida para el dolor.Segu√≠a teniendo algo en la garganta que no me dejaba respirar bien y¬† las l√°grimas sal√≠an sin control , estaba en blanco,no pod√≠a mover mi cuerpo,y mis labios estaban paralizados,solo mi cabeza,se preguntaba,¬Ņpor qu√©?y miles de im√°genes de Rebe, ven√≠an a mi cabeza.

No sé lo que tardamos en llegar,fuese lo que fuese se me hizo eterno.A las puertas del anatómico,había mucha policía y nadie más.Ya si rompí a llorar,como no podía haber nadie,-¡hijos de putas todos!,con lo buena que era,y con lo mucho que había ayudado a todo el mundo.  Unos agentes me agarraron del  brazo y casi a volandas  se subieron a una sala.

Allí estaba Hulio,rodeado de unas personas que ni conozco,algunos con maletines ,y otros con chalecos sanitarios.

Me acerqué soltándome de aquellos policías que si volviera a ver no sabría reconocerlos,para agradecerles la ayuda.

-Me arrodillé,para ver la cara de Hulio,me miraba, pero no me reconocía,las lágrimas ahora salían tan rápido que no me daba tiempo a limpiarme la cara con las manos.

-Hulio...Hulio...le decía para qué me mirará, pero seguía sin reconocerme,solo miraba la cristalera donde estaba Rebe y donde  yo todavía no había podido mirar.

-Le hemos dado un tranquilizante ,porque estaba muy nervioso.Escuche una voz tras mi espalda.Me incorporé,para saber quien me hablaba.

-Un hombre de unos 44 a√Īos,bien vestido y con aire altaneros,-prosigui√≥,¬†

estaba gritando y asustando a las personas de la otra sala que también lloran a su ser querido.

-Mira imb√©cil ¬Ņt√ļ lo conoces de algo?(la respiraci√≥n se me aceleraba por momentos)¬Ņsabes si es al√©rgico a algo idiota?.

-Mire se√Īorita ,estaba molestando......

- Y sin pensarlo ,le di un pu√Īetazo que cayo al suelo ...si molesta que moleste, y que sea la √ļltima vez que drogas a mi amigo sin permiso.

-Silvia...escuché detrás de mí  con una voz rota.

-¡Hulio...estoy aquí... mírame!, y con ojos semi cerrados  se deslizó suavemente  por la cristalera , no tenía fuerzas para estar de pie,y me arrodillé para abrazarlo,mientras los dos guardias hablaban con el sanitario imbécil,y con Lori. 

-Hulio,tenemos que ser fuertes ....Intentaba consolarlo.

-No tengo ning√ļn motivo para ser fuerte Silvi,mi¬† √ļnica raz√≥n de vivir ,est√° ah√≠, m√≠rala, Silvi, m√≠rala ,que bonita esta,Rebeca....Rebeca...No te vayas ,no te vayas‚ĶRebecaaa.....

Los dos lloramos desconsolados, tirados en el suelo.Una mujer no sé bien quien era nos ayudó a levantarnos y sentarnos en los sillones ,una mano me acerco un vaso de agua ,pero no tenía fuerzas para ver la cara,aunque agradecí el agua.Pasaron las horas, yo estaba destrozada ,pero Hulio no había apartado la vista de la cristalera, si se levantaba solo era para pegarse al cristal y llorar.Lori se acercó y me contó que el enfermero,me pedía disculpas, que entendía el momento, y los policía estarían cerca por si necesitábamos algo. Y que querían hablar con Hulio y conmigo.Antes de que yo le contestara ,Lori ya le había dicho que cuando pasase el entierro iríamos a comisaria.